Ahora sí que sí, redoble de tambores: mañana 5 de octubre se publica El método Zettelkasten en español, escrito por Sönke Ahrens, traducido por mí y corregido por Ángel Belmonte. ¡Yuhu!

Aquí el enlace a Amazon (Kindle)

Aquí el enlace a Google Libros

Este libro pretende subsanar el vacío que hay en el mundo de los libros de autoayuda sobre cómo escribir, cómo investigar y cómo (no tener que) enfrentarte a una pantalla en blanco. Los libros de esta categoría suelen ignorar la parte más importante de la escritura, la toma de notas, centrándose bien en requisitos formales (estilo, estructura o cómo citar formalmente) o bien en los aspectos psicológicos de la escritura, las pautas para terminar el texto sin tener varias crisis nerviosas.

El método Zettelkasten te ofrece un cambio de paradigma, ofreciéndote un flujo de trabajo para que conviertas tus pensamientos y descubrimientos en textos convincentes de una manera eficiente. Sobre la marcha construirás un tesoro de notas inteligentes y conectadas entre sí. Esta fuente de notas te facilitará la escritura y esta se convertirá en un proceso más divertido que te permitirá aprender a largo plazo y generar nuevas ideas. Pero sobre todo, te ayudará a escribir cada día y avanzar con tus proyectos.

En el libro se presentan las dos ideas conocidas y demostradas que te permitirán escribir sin agobio: el método Zettelkasten y un cambio en los hábitos relacionados con tu flujo de trabajo.

Aquí van cinco ideas y conclusiones que yo he sacado del libro que han causado un gran impacto en mi trabajo, mi productividad y en mi manera de relacionarme con el conocimiento y la escritura:

1 / Tomar notas es un acto de humildad

Solemos pensar que para triunfar en el mundo académico, como autoras o con nuestros proyectos de escritura, tenemos que tener un coeficiente intelectual alto o una fuerza de voluntad de hierro. Nada más lejos de la realidad:

«Lo importante no es quién seas, sino lo que haces. Hacer el trabajo necesario y hacerlo de una manera eficiente nos lleva, como suele ser de esperar, al éxito».

Ya que tomar notas de una forma ineficiente no supone ninguna consecuencia inmediata, nos encontramos con una demanda de cambio muy baja. El proceso de cualquier pieza de escritura de no ficción empieza mucho antes de escribir el artículo, ensayo, trabajo universitario, o libro en sí.

Tomar notas es un acto mundano, sencillo, humilde, pero muy poderoso. Lo que nos permite el tomar notas dentro de un flujo de trabajo con una estructura sencilla es depositar la complejidad donde la queremos: en el nivel de contenido.

2 / Deja de planificar para convertirte en una experta

«El momento en el que dejamos de hacer planes es el momento en el que empezamos a aprender. Es cuestión de práctica llegar a ser un experto en generar argumentos y escribir buenos textos eligiendo y moviéndose con flexibilidad entre las tareas más importantes y prometedoras, juzgando nada más que por las circunstancias dadas en cada situación».

Tener una estructura clara para trabajar es completamente diferente a planificar. Si creas un plan rígido te impones una estructura propia que te hace inflexible. Si quieres seguir ese plan, tienes que hacer un esfuerzo importante y emplear cierta fuerza de voluntad. Esto no solo desmotiva, sino que también es inadecuado para un proceso sin final concreto como investigar, pensar o estudiar en general, donde tenemos que ajustar los pasos siguientes cada vez que entendemos o conseguimos algo (lo que debería pasar a menudo y no como excepción). ¿Cómo es posible planear algo que no puede ser previsto, como llegar a conclusiones?

El desafío es estructurar el flujo de trabajo de manera que llegar a conclusiones o a nuevas ideas se convierta en un motor que nos impulse hacia adelante, ya que no queremos depender de un plan que se vea amenazado por lo inesperado, como una nueva idea, descubrimiento o comprensión de algo.

3/ Desarrollar argumentos e ideas de abajo hacia arriba

Cuando hice mi Trabajo de Fin de Máster el primer paso para ponerlo en marcha fue buscar el tema que iba a tratar. Hice una investigación previa y ya entonces me di cuenta de problema: ¿qué pasa si el tema que elijo, la pregunta que quiero resolver se ve amenazada a posteriori por otros argumentos que encuentre mientras estoy desarrollando ya el trabajo? No tenía ni pies ni cabeza y esta, entre otras, es una de las razones por las que tardé tanto en arrancar, la frustración de no entender muy bien cómo tenía que organizar mi forma de trabajar.

Este proceso lineal que proponen la mayoría de libros de técnicas de estudio es una forma segura de dejar que el sesgo de confirmación circule a sus anchas. El sesgo de confirmación es un sesgo cognitivo, según Wikipedia «es la tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas». Sin hacerlo a propósito, estamos rodeados de gente que piensa igual que nosotros, gente que nos cae bien porque, sorpresa, piensan como nosotros. Leemos publicaciones y libros que tienden a confirmar lo que ya sabemos. El sesgo de confirmación es una fuerza sutil pero muy poderosa. Como dice el psicólogo Raymond Nickerson: «Si se intentara identificar un solo aspecto problemático del razonamiento humano que merezca atención por encima de todos los demás, el sesgo de confirmación tendría que estar entre los candidatos a ser considerados».

El método Zettelkasten nos permite implementar la compresión de nuestras limitaciones psicológicas en un sistema externo. Esto hace que tomar decisiones correctas nos cueste menos esfuerzo mental, ya que el sistema y el flujo de trabajo nos obligarán a actuar más virtuosamente sin necesidad de ser más virtuosos.

El sesgo de confirmación se aborda en dos pasos: dando un giro al proceso de redacción y cambiando los incentivos para pasar de la búsqueda de hechos que confirmen los ya conocidos a la recopilación indiscriminada de cualquier información relevante, independientemente del argumento que apoye.

4/ Escribir te permite pensar

«Cualquier pensamiento de cierta complejidad requiere de la escritura. Los argumentos coherentes requieren que se fije el lenguaje, y solo al escribir algo se fija lo suficiente para ser discutido independientemente de su autor. El cerebro por si solo está demasiado ansioso por hacernos sentir bien, aunque sea ignorando educadamente las inconsistencias en nuestro pensamiento. Solo en la forma escrita se puede estudiar un argumento a cierta distancia (literamente). Necesitamos esta distancia para pensar en un argumento, de lo contrario el argumento en sí mismo ocuparía los mismos recursos mentales que necesitaríamos para escrutarlo.»

Tomar notas sobre nuestros pensamientos es una forma de autodiagnóstico: ¿tienen todavía sentido por escrito? ¿Somos capaces de poner lo que pensamos en el papel? ¿Tenemos las referencias, los hechos y las fuentes de apoyo a mano? Al mismo tiempo, escribir es la mejor manera de poner nuestros pensamientos en orden. Escribir aquí tampoco es copiar, sino traducir (de un contexto y de un medio a otro). Ningún texto escrito es una copia de un pensamiento.

En esta entrada trato este tema en profundidad.

5/ Diviértete

En medio de tanta técnica, sistema, flujo de trabajo, notas permanentes, bibliográficas, dudas, experimentos, ¿lo estaré haciendo bien? se nos olvida jugar. Se nos olvida que para mantener interés en lo que estamos haciendo tenemos que ser flexibles para sentir que tenemos el control sobre nuestro aprendizaje y mantenernos motivados. El riesgo de perder el interés en lo que hacemos es alto cuando decidimos de antemano un proyecto a largo plazo sin tener mucha idea qué esperar.

Esto puede solucionarse aplicando un esquema de organización flexible que nos permita cambiar de rumbo cuando sea necesario. La capacidad de cambiar la dirección de nuestro trabajo según lo que más nos convenga en cada momento es muy diferente al intento de controlar las circunstancias aferrándose a un plan.

No se trata solo de sentir que tenemos todo bajo control, se trata de establecer el trabajo de una manera en la que realmente lo tengamos. Así no necesitaremos echar mano de la fuerza de voluntad. El trabajo se convierte en sí mismo en la fuente de motivación, lo que es crucial para que se alargue en el tiempo.

¡Esperamos que lo disfrutéis!

Escrito por:Guía Carmona

6 comentarios en “El método Zettelkasten a partir del 5 de octubre en español

  1. Muchas gracias por tu traducción. Y enhorabuena. Es un placer poder leer un libro de este tipo en verdadero castellano y no en ese engendro, cada vez más habitual, consistente en maquillar ligeramente una traducción automática.
    Un detalle. Leído aproximadamente el diez por ciento del texto en Google libros he de felicitarte por el elegante uso que incorporas (algo me hace pensar que es cosa tuya y no del autor) del lenguaje inclusivo. Muy inteligente por tu parte, pues no es fácil hacerlo sin incurrir en la pesadez, cuando no directamente en la incorrección.
    Por último, una pregunta. Mi lector de libros electrónicos no es Kindle, sino Wolder. ¿Podré leer en él tu traducción?
    Un saludo

    Me gusta

    1. Me alegra mucho que te parezcan elegantes las soluciones que hemos escogido (el corrector de la traducción, Ángel Belmonte, y yo) en cuanto al lenguaje inclusivo. Para mí es un asunto muy importante y al autor le han parecido bien nuestras propuestas. Es complicado y no hay una solución perfecta, nos hemos partido los sesos y hemos tenido momentos de frustración con este asunto en muchas ocasiones. Ángel ha sido clave en este proceso, es un súper profesional.

      En cuanto al formato del libro electrónico, si no me equivoco en Google Books puedes adquirirlo como EPUB, ¿tu lector electrónico acepta este formato?

      Gracias por tu comentario, un saludo,
      Guía

      Me gusta

      1. Muchas gracias, Guía. Comprado, bajado, catalogado y etiquetado. Ahora a leerlo. En el navegador con Google Books, en el visor de Calibre o en mi lector de libros electrónicos; en todas partes funciona de maravilla.
        Un saludo.

        Me gusta

  2. ¡Guia! Muy emocionada de leer esta noticia. Cuando me suscribí al inicio del blog leía acerca de tu traducción y la esperaba con ansias. Así que el lunes mismo compré el libro, y me ha encantado la traducción. Además el sistema se ve muy bien, y tengo la duda de si ejemplificará con el trabajo de personas que hayan utilizado el Zettelkasten. Busqué fotografías del registro de Luhmann y entiendo lo de la conexión entre documentos, pero la verdad es que no tengo tan claro en qué minuto se separa la bibliografía de la idea, o cómo puedes poner solo una idea en el papel, o cómo puedes pasarlo a digital sin que parezcan notas sueltas que finalmente no sepamos cómo ocupar, jajaja.
    Como trabajo como correctora ha sido inevitable ver algunos detalles, pero los estoy enviando como informes a Amazon. No son más que erratas de espacio y cosas así, en todo caso.

    Y muy cierto lo que dice Tatintatin, es terrible que ahora se estén haciendo traducciones a partir de programas. Cuando se trata de textos especializados es necesario que el traductor entre absolutamente en el tema, y que pueda aportar directamente con todo su capital cultural. Eso jamás podrá hacerlo un traductor automatizado, por lo que uno queda con la sensación de leer algo “vacío” de contenido. En el caso de tu traducción me ha pasado lo contrario: está muy llena de vida.

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. ¡Qué ilusión leer tu comentario, Daniela! Muchas gracias por tomarte el tiempo para escribirlo. Y gracias por enviar las erratas que has encontrado, las corregiremos.

      En cuanto a lo que dices que no ves muy claro cuando se separa la bibliografía de la idea. En mi opinión separarse, no se separa en ningún momento, porque lo interesante es poder volver a la fuente original y sobre todo poder citarla al escribir un texto a partir de tus notas permanentes. Lo que sí creo que ocurre en este último paso al escribir notas permanentes es que se separan del contexto en el que estaban en su fuente original para traducirse al contexto que tú tienes en tu Zettelkasten, lo que las convierte en ideas valiosas para tu trabajo, tu escritura y tu vida y no una mera Wikipedia con información sobre algunos temas sueltos. Espero que te sirva, si no, dime y seguimos conversando.

      Si te animas, sería muy útil que escribieras tu opinión sobre el libro en Amazon, estos pequeños comentarios ayudan mucho. Pero no te sientas obligada para nada, solo si te apetece.

      Gracias de nuevo y un abrazo,
      Guía

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s